Las situaciones difíciles sacan lo mejor y lo peor de las personas…

Estamos siendo testigos en este año 2020, de que esto es así…

También creo que ocurre lo mismo con las organizaciones, instituciones, empresas…

Algunas de ellas están intentando aportar todo lo que pueden… otras se han escondido esperando tiempos mejores.

…Al fin y al cabo, son personas las que las componen.

Los sanitarios, lo estamos comprobando en nuestras propias carnes, mejor dicho, en nuestra propia salud.

Esta epidemia nos ha pillado fuera de juego, en muchos aspectos, la falta de material de protección es una de ellas, más que evidente.

Atención Primaria, suele estar a la cola de los suministros, con o sin razón, los hospitales son los primeros en dotarse de materiales esenciales… Supongo que el argumento es que allí se encuentran los enfermos más críticos.

Pero no deberíamos olvidar que es en la Primaria donde se debería cuidar al máximo y con el mayor de los mimos, los sitios de más riesgo, aquellos que, si nos descuidamos, sus residentes ocuparán en unos días las camas de las U.C.I. saturando las mismas.

Hablo por supuesto de las Residencias de Ancianos.

En respuesta a esto, es increíble como las personas se han organizado, primero en casas de forma individual y más tarde en auténticas cadenas de producción y distribución de materiales que están protegiendo vidas, y tal vez salvando alguna de ellas…las vidas de los sanitarios.

El debate con este tipo de material, es su falta de homologación … Pero aquí no se trata de decidir si optar por un material homologado o por uno que no lo está, se trata de decidir entre este tipo de material, o no llevar ninguno.

Cuando además, luego salen noticias donde nos dicen que hay que retirar parte de ese material supuestamente homologado, los profesionales de a pie, ya no entendemos nada.

Porque se diga lo que se diga en los medios de comunicación, no está llegando todo el material que necesitamos para realizar en condiciones nuestro trabajo.

Por eso, es justo agradecer el esfuerzo, interés y por qué no, la valentía de esas personas que están intentando ayudar como pueden al sistema sanitario… desde la persona que está cortando bolsas de basura para realizar batas, hasta aquellas que nos la trae hasta la puerta de casa.

Gracias especiales a Nati y Marina, que no han dejado de colaborar confeccionando estupendos monos de protección para el personal del Centro de Salud Arrabal.

Con el ingenio de muchas personas realizando máscaras de protección, que de otra manera no podríamos disponer.

También quiero agradecer especialmente a esas organizaciones que han sido generosas con nosotros.

El primero en arrancarse fue el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón. Nos donó los primeros monos de protección homologados…

Su llegada al Centro de Salud nos proporcionó un respiro importante, para poder trabajar y atender a nuestros pacientes más delicados y en los lugares más delicados…

De ellos hemos recibido ya dos donaciones. Una institución nacida para las donaciones que ha sabido estar a la altura, haciéndose donante ella misma cuando ha sido necesario.

Los segundos fueron el Colegio de Médicos de Zaragoza, dotándonos de un material que nos permite tener la máxima seguridad.


También nuestro agradecimiento a Toldos Serrano


Batas confeccionadas por Toldos Serrano para el personal del Centro de Salud Arrabal.


Gorros de tela donados por Susana Usieta y sus amigos de «El Taller de las Cortinas» en Miralbueno.


Susana Martínez nos hace llegar desde «La Cartuja» con amor batas de plástico confeccionadas a mano.


Reyes Txeixeira desde China nos envía batas y monos confeccionados a mano.


Desde la comarca Andorra-Sierra de Arcos nos llegan delantales de material lavable.


Entre unos y otros, los profesionales, podemos sentirnos relativamente seguros, protegiendo la salud de nuestros pacientes, las de nuestros familiares que comparten nuestra vida cuando terminamos nuestra jornada laboral, y por supuesto la nuestra propia..

No existe una página lo suficientemente grande donde quepa el corazón con el que me gustaría terminar este artículo.

MUCHISIMAS GRACIAS A TODOS