Contra reloj, investigadores de todo el mundo, también los aragoneses, adaptan sus líneas de trabajo. Hablan el mismo idioma, el de la ciencia, y están uniendo esfuerzos, reorientado investigaciones, buscando qué parte de su conocimiento puede apuntar contra ese coronavirus del que aún sabemos demasiado poco.

Ver artículo en Heraldo de Aragón