Nota informativa:

La Enfermería aragonesa considera una “grave falta de respeto” las palabras de la consejera Pilar Ventura y piden su inmediata dimisión.

Zaragoza.-  Los presidentes de los colegios provinciales de Enfermería de Zaragoza, Huesca y Teruel, Juan José Porcar, Carmen Tosat y Marian Roca, han condenado enérgicamente las “inadmisibles” declaraciones realizadas por la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura, durante el transcurso de la Comisión de Sanidad celebrada el viernes 8 de mayo, en las Cortes de Aragón.

A pesar de  la rectificación de la consejera y sus disculpas públicas. A ojos de las enfermeras aragonesas, estas acciones son claramente insuficientes. Es por ello que los colegios provinciales de Enfermería de Aragón solicitan a la titular del Departamento de Sanidad que dimita inmediatamente de su cargo.

Para los tres presidentes, las declaraciones realizadas en las Cortes de Aragón son una “grave falta de respeto” a la profesión enfermera en particular y al colectivo profesional de la sanidad en general. “Es inadmisible que en una situación como la vivida en las últimas semanas nuestra Consejera diga, palabras textuales “que los profesionales se dedicaron a fabricar material en algunos casos protegiéndose    directamente con bolsas de basura y que se les “permitió por considerar que en aquel momento era un estímulo».

Es “la gota muy muy gorda que desborda el vaso de los enfermeras y enfermeros”.

Los presidentes han considerado que estas palabras muestran “una falta de empatía” enorme hacía el           “sufrimiento” que han padecido los profesionales sanitarios ante la falta de material sanitario durante estas     semanas. Una situación, la generada por la crisis del COVID-19, que ha causado que más de 800                profesionales sanitarios se hayan contagiado y que dos profesionales hayan fallecido a causa de ello. Por tanto, los tres entes colegiales demandan públicamente a Ventura que cese de sus responsabilidades ante la    “falta de sensibilidad” mostrada hacia los profesionales, ya que sus palabras  que no han hecho más que generar “indignación y estupor” en la familia sanitaria aragonesa.